cardo con shiitake, salsa de almendras y azafrán

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Te presentamos una receta que podemos considerar prebiótica, ya que sus ingredientes son un manjar para nuestra microbiota intestinal, fomentando la proliferación de nuestras bacterias amigas que nos ayudan a equilibrar nuestra salud y bien estar físico y mental.

Es una preparación muy sencilla, sabrosa, rica y que no te va a dejar indiferente.

Raciones

4

activación:

8-12 horas

Preparación:

45-50 min

Bueno para:

Microbiota

Inroducción

Cuando hablamos de disbiosis nos estamos refiriendo a una alteración de nuestra microbiota intestinal.

By: Cocina Microbiótica
Nuestra microbiota intestinal es única y está formada por un complejo ecosistema en el que conviven en equilibrio microorganismos como; bacterias, hongos, virus, protozoos, arqueas…, y que establecen relaciones mutualista o simbióticas con nosotros, sus anfitriones.

Es un “órgano metabólico”, con funciones relacionadas con la nutrición, regulación del sistema inmune y la inflamación sistémica.

cardos con shiitake
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

La disbiosis intestinal se produce por un desequilibrio en la microbiota intestinal,  cambiando la proporción de especies que la conforman, volviéndose patológica en vez de simbiótica.

Se convierte en un ecosistema en desorden, que nos puede generar muchos problemas de salud.

De hecho se suele relacionar con diabetes, cáncer de colon, obesidad, alergias, asma, patologías cardiovasculares, enfermedades autoinmunes, depresión y problemas psicológicos, enfermedades metabólicas y gastrointestinales…

Las razones de la disbiosis son variadas; mala alimentación, demasiado estrés, uso y abuso de medicamentos y antibióticos,  exceso de higiene, malos hábitos, falta de ejercicio, contaminación ambiental y química presente en productos de higiene, en alimentos, cosmética.

Es importante tratar bien a nuestro ecosistema interior, todos esos microorganismo tienen un impacto enorme en nuestro estado de salud físico, mental y emocional.

Para esto es importante poner el acento en la alimentación, evitando alimentos:

Procesados, Azúcares, fritos, aceites refinados, edulcorantes artificiales, emulsionantes…

Aumenta la ingesta de fibra fermentable y vegetales, grasas de calidad, fermentados, lo que podemos denominar alimentos prebióticos, ya que van a servir de alimento a nuestra microbiota intestinal.

proceso

Es un plato sencillo de elaborar, sabroso, colorido, fresco, con muchos matices y que además aporta muchos beneficios para la salud.

Si además lo elaboras con alimentos ecológicos, de temporada y de cercanía se convierte en una elaboración cargada de nutrientes que refuerzan tu sistema inmune.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Grado de dificultad 15% 15%
  • Tiempo de elaboración 30% 30%
  • Degradación enzimática por el cocinado 90% 90%
Ingredientes
  • 400gr de cardo ecológico fresco o en tarro.
  • 1 puerro
  • 4 ajetes
  • 6 setas shiitake
  • 100 gr almendras crudas
  • 1 Cda. Aceite coco virgen extra
  • ½ taza de caldo de verduras o el líquido del tarro si es de tu agrado.
  • 5 hebras de Azafrán
  • 1 pizca de popurrí de pimientas.
  • Sal al gusto.
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

proceso de elaboración

paso 1:
  • Lava y pon las almendras en agua con sal la noche anterior para activarlas (entre 8 y 12 horas). Con este sencillo paso vas a tener sus nutrientes más disponibles, ayudando al organismo a digerirlas mejor, y evitando, en buena medida, los inhibidores enzimáticos.
paso 2
  • Limpia y pela el cardo, quitando muy bien la capa exterior. Ve echándolo en un recipiente con agua con unas gotas de limón para evitar que se oxide. Después vuelve a lavar y cambia el agua varias veces.
paso 3
  • Cuece el cardo durante unos 30 minutos en agua con un chorrito de vinagre y una pizca de sal. Ve probando hasta que esté en el punto que te guste.
paso 4
  • Prepara la mise en place de todos los ingredientes: corta el puerro en juliana, los ajetes y las setas.
paso 5
  • Pon las hebras de azafrán en un poco de agua caliente para que suelte todo su aroma.
paso 6
  • Lava bien las almendras que dejaste en agua. Córtalas y tuéstalas ligeramente en una sartén sin aceite. Aparta alguna y resérvalas. Las demás pásalas por un procesador de alimentos con un poco de caldo de verduras y las hebras de azafrán, bate bien la mezcla hasta que quede una textura fina y uniforme.
paso 7
  • Pon una sartén al fuego con aceite de coco y echa el puerro, después los ajetes y por último las setas, saltea. Añade la salsa de almendras, la sal y mezcla bien.
paso 8
  • Una vez que ya estén los ingredientes integrados, echa el cardo, mezcla y listo.
paso 9
  • Échale las almendras que reservaste, popurrí de pimientas  al gusto y a comer.
  • Buen provecho para ti y para tu microbiota 😉

información nutricional:

 

Cardo: planta de la familia de las alcachofas, contiene inulina, una de los alimentos preferidos de nuestra microbiota intestinal, por lo tanto es un alimento prebiótico.

También contiene cinarina, principio activo que estimula la secreción biliar, favoreciendo la digestión, reduciendo niveles de colesterol, en definitiva, mejora las digestión y es muy depurativo gracias a su acción diurética.

Tiene minerales como el potasio, calcio, sodio, fósforo, hierro y selenio, y vitaminas C, B3, B2 y B1.

Setas shiitake: esta deliciosas seta también se puede considerar un alimento prebiótico, ya que tiene un alto contenido en fructooligosacáridos, una de las fibras que les encantan a nuestras bacterias intestinales.

Es un alimento que contiene bastantes aminoácidos esenciales y es rico en enzimas.

En cuanto a micronurientes: tiene alto contenido en cobre, hierro, calcio, magnesio, zinc, selenio y fósforo. Además vitamina A, C, algunas del grupo B, y precursores de la vitamina D si ha sido cultivada en condiciones naturales.

Es un ingrediente versátil, que se puede incorporar a un montón de recetas y que siempre aporta sabores, texturas y aromas que suman, enriqueciendo las elaboraciones.

Puerro:   bulbo de la familia del ajo y las cebollas, pero de sabor más sutil. Contienen vitamina C, B6, B9, E y provitamina A, y minerales como el hierro, magnesio, calcio, selenio y potasio.

Rico en flavonoides, de acción antioxidantes y antiinflamatoria, entre otras, como el kaempferol y quercetina. Su fibra dietética, la inulina, es una fibra fermentable por nuestra microbiota intestinal, produciendo ácido láctico y ácidos grasos de cadena corta (ácido acético, propiónico y butírico) con todos sus beneficios para nuestra salud. Además contiene alicina

Ajetes: es la planta del ajo recogida en la primera fase de crecimiento. De sabor más suave y agradable. Son ricos en vitamina B1, B6 y C, y en minerales como el manganeso, calcio, selenio, potasio, fósforo y hierro.

Como el puerro contiene alicina e inulina.

Almendra: alimento rico en grasa saludables y aminoácidos esenciales. Aportan vitaminas E, B2, B3, B9 o ácido fólico y provitamina A, y minerales como; calcio, magnesio, fósforo, potasio, cobre,  zinc, manganeso y hierro

Azafrán: estigma de la flor del azafrán muy apreciada en gastronomía. Además de un color, gracias a sus flavonoides y carotenoides, y aroma inigualable se le atribuyen diferentes propiedades saludables gracias a su poder antioxidante. Un regalo para los sentidos.

Más recetas interesantes

no te cortes!

"Con vergüenza ni se come ni se almuerza"

Si tienes alguna duda o quieres que te expliquemos algo en profundidad, llámanos o escríbenos...

Este puede ser el principio de una bonita amistad con el mundo que vive en ti...

Email

hola@cocinamicrobiotica.es

Llámame

+34 636 81 56 41

Pin It on Pinterest